Ficha Técnica

La madera empleada en la fabricación de cajones, varía según la zona de proveniencia del instrumento; en Latinoamerica, la variedad de arboles es enorme, en Norteamérica el arce es el más cotizado y en Europa haya y abedul se utilizan desde siempre para construir percusiones en general. Afortunadamente, el abedul tiene las características adecuadas para el cajón, ya que da un sonido bastante agudo y claro. Así como para los tambores de batería, el contrachapado se emplea para hacer caj o nes.

El cajón DG está hecho totalmente de abedul y en el interior los refuerzos son de haya y abedul. Las partes se juntan con colas vin í licas ultra resistentes, y se pintan con Barniz ecológica a base de agua, rociada con compresor.

Las partes del instrumento que más caracterizan al modelo son la tapa y el bordón.

  • tecspec6-microbg

  • En modelo Bailaor se emplea un contrachapado de tres capas de 3,5 mm de espesor y un sistema vertical de bordón de cuerdas de guitarra en níquel que se puede afinar con dos tornillos accesibles desde el lado inferior. En el Yaquí la tapa es de 2,5 mm, pero son cuatro capas, mas una que caracteriza el aspecto estético y la ecualización del sonido. Esta madera es increíblemente flexible y resistente. El bordón es vertical, y se afina desde abajo. En el modelo Zambo (Pat.Pend. BO2003A000172) la mecánica es original y patentada, y  permite poner y quitar el bordón de una manera muy simple, de forma parecida al de una caja de batería.

El sonido de los cajones DG es muy equilibrado, con graves potentes y redondos, medios con cuerpo y agudos secos y precisos; sobretodo si se separa un poco la parte superior del cuerpo, aflojando un poco los tornillos. Se pueden utilizar distintas técnicas, como las de la conga, o combinaciones típicas de batería, aunque hay toques típicos del flamenco y , por cierto, peruanos.

  • La manera más común de posicionar un micrófono es por detrás, a unos 20 centímetros del agujero, pero sin direccionarlo directamente hacia este para evitar acople debido a la fuerza del aire que sale. En la ecualización, se ponen en evidencia las frecuencias agudas y un poco las medias, ya que el cajón es muy “gordo” por su cuenta. Esta es una regla general, aunque pueden haber situaciones que requieren soluciones alternativas: incluso se pueden poner efectos electrónicos, como en el caso del drum’n’bass.  En fin, el Cajón es muy divertido para tocar, y se puede colocar en contextos musicales muy distintos; es ligero (unos cuatro kilos) y es un instrumento de nivel profesional al alcance de todos los bolsillos.

  • Modelo Zambo

    Modelo Zambo